Photo by Volodymyr Hryshchenko on Unsplash

Hoy escuché su voz.

Era débil, apenas se oía.

Yo la conozco, yo le temo.

Esa voz decía lo que quería.

¿Cómo habrá escapado de la razón?

De esa hipócrita, falsa amiga.

He subestimado al corazón,

Y ahora nuevamente latía…

Lentamente fue tomando fuerzas, esa voz.

Empezó a decir lo que yo callaría,

A cambiar por sis mis nos,

y por verdades mis mentiras.

A través de mí, esa voz habló.

Y le agradó a todos los que la escucharon,

Pero lo que más me sorprendió,

Es que les gustó la persona que en mí encontraron.

Distinguí fragancias entre la peste de la rutina

Descubrí sabores que la comodidad no me ofrecía

Comencé a sentir lo que pensaba

Y a decir lo que sentía.

Pronto tomaría el control esa voz,

De rey a consejero pronto me degradaría.

Fui derrotado, pero me sentí feliz…

Esa voz era la mía.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store