Photo by Volodymyr Hryshchenko on Unsplash

Hoy escuché su voz.

Era débil, apenas se oía.

Yo la conozco, yo le temo.

Esa voz decía lo que quería.

¿Cómo habrá escapado de la razón?

De esa hipócrita, falsa amiga.

He subestimado al corazón,

Y ahora nuevamente latía…